3. Donde se narra lo acontecido cuando, por fin, se inició la Nefrología

La década de los años 50 se caracterizó por la explosión de nuevos conocimientos en el área del riñón (50). La fisiología renal progresaba gracias a la técnica de stop-flow; el médico cubano Pérez Ara desarrolló la técnica de la biopsia renal percutánea (51). El estudio histológico de las glomerulonefritis evolucionó gracias a la contribución, entre otros, de la Dra. Renée Habib (52). W. Kolff desarrolló el riñón artificial para el tratamiento de la insuficiencia renal aguda; los equipos de J. Hamburger en Paris y de J. P. Merril en Boston realizaron los primeros trasplantes renales con donante vivo consanguíneo y Scribner publicó por primera vez en 1959 un trabajo acerca del tratamiento mediante hemodiálisis de los pacientes con fracaso renal crónico.

Esa avalancha de nuevos conocimientos y el acuerdo de los distintos pioneros condicionó que en 1960 se creara la Sociedad Internacional de Nefrología, acuñándose además el nuevo término, y en 1963 la Asociación Europea de Diálisis y Trasplante (EDTA) (50).

En Cataluña, Revert, Piera y Olmos crearon en el Hospital Clínico de Barcelona la primera Unidad de Regulación Humoral y Diálisis. En el Hospital de Santa Cruz y San Pablo de Barcelona, Rotellar realizó la primera hemodiálisis en España (1957). En la Fundación Jiménez Díaz, Hernando creó el primer Servicio de Nefrología en 1962 y Caralps, miembro de la cátedra de urología de Barcelona realizó el primer trasplante renal en 1965 (50). En 1964, se creó la Sociedad Española de Nefrología.

Los jovenes "nefrólogos" viajaban para perfeccionar sus conocimientos a EEUU (Boston y Cleveland) y sobre todo a Francia, especialmente a los Hospitales Necker-Enfants Malades (J. Hamburger y P. Royer), Edouard Herriot (J. Traeger), Pitié-Salpétrière (M. Legrain) y Saint Louis (J. Dausset). Esto último fue posible gracias a las becas proporcionadas por la Embajada de Francia en España y a la acogida de los hospitales franceses.

Dos jóvenes médicos, Luis Callís y Juan Rodriguez Soriano también accedieron a esas becas para desplazarse a Paris. Ambos acudieron al Hôpital des Enfants Malades, en la Clinique des Maladies du Rein et du Métabolism dirigida por el Profesor Pierre Royer.

A su vuelta, en 1963, Luis Callís se integró en la Unidad de Nefrología del Hospital Clínico y Provincial de Barcelona. En 1966, al ser inaugurado el Hospital Infantil de la Ciudad Sanitaria de la S.S. de Barcelona, organizó el primer Servicio de Nefrología Pediátrica del país, iniciando en 1970 la hemodiálisis periódica. Sus primeros colaboradores fueron Francisco Castelló, Ángel Vila, Alfredo Vallo y Gladys de Fortuny. La actividad de dicho equipo se vió reflejada en numerosas publicaciones nacionales (29, 44, 53) e internacionales (54, 55).

Juan Rodríguez Soriano que, durante su estancia en Paris, había publicado ya varios articulos relevantes (56, 57), se trasladó al Albert Einstein College of Medicine de Nueva York donde junto al Profesor Edelmann se dedicó preferentemente a los trastornos patológicos relacionados con el equilibrio ácido-base (58-60) y donde describió una nueva entidad, la acidosis tubular proximal renal (58). A su vuelta de EEUU, después de una estancia en Barcelona, fue nombrado Jefe del Departamento de Pediatría de la Ciudad Sanitaria "Enrique Sotomayor" de Bilbao y junto con Alfredo Vallo crearon la Sección de Nefrología Pediátrica de dicho Hospital.

En 1967, se fundó en Glasgow la European Society for Paediatric Nephrology (ESPN) (52), al tiempo que se celebraba la 1ª Reunión, organizada por Gavin Arneil. Se estaban poniendo los cimientos para la aparición de una nueva Sociedad.